martes, 7 de octubre de 2008

TE QUISE, BO

Siento sus piernas que marcan el ritmo de mi cadera.
Se cree grande buscando mi sexo.
Manda, eso dice.
Yo le respondo que el ritmo no se encasilla. Se da la vuelta y reboto entre sus nalgas. Sus amigas nos miran, siento sus sexos fríos e inquisitivos, sexo de espejo, sexo de apariencias...

Desde que ella se fue solo he hecho que ganar; ganar pérdidas, ausencias...
Gano siempre la indiferencia del día siguiente,
de otra noche que no quiero que me busques...
Tan solo mi camino es de ida,
buscando esos faros;
de huida,
aferrándome a la gente atascada, refugiándome detrás de su sexo frío...
Sí, sabe que la estoy utilizando para no hundirme en tu presencia,
te miro,
te refugias en él, siempre es el mismo diseño de guapo aséptico,
y nos miras...
Sé que te preocupa, Bo, que siga ganando pérdidas
cuando solo te busco a ti...

Alfonso Xen Rabanal
Extraído del blog Las afinidades electivas